Patrimonio histórico y cultural

Casa Museo Ricardo León

barrasuperiorculturaDEF

El novelista, Ricardo León instaló su residencia entre Galapagar y Torrelodones, alejado del mundanal ruido de la capital madrileña, sumándose así al amplísimo grupo de burgueses acomodados, nobles, intelectuales, militares y políticos de renombre que a finales del siglo XIX y comienzos del XX erigieron sus residencias en la Sierra de Guadarrama buscando un lugar para el descanso, en contacto con la naturaleza.

Este prolífico escritor, que en 1912 con tan sólo 35 años se convirtió en el académico de la lengua más joven de la historia, se trasladó a una majestuosa casa palaciega adornada por 10.000 m2 de jardín de coníferas y demás arbolado la cual bautizó con el nombre de Quinta de Santa Teresa, personaje por el que sentía verdadera pasión. Se trata de una vivienda robusta, que al igual que el resto de soberbios edificios de nobles que se construyeron por la zona, heredaba el espíritu de las viejas quintas nobiliarias que proliferaron en las afueras de Madrid en los siglos XVIII y XIX, pero desde un planteamiento arquitectónico más cercano a la mansión que al palacio propiamente dicho, en el que la verticalidad estaba permitida.09 casamuseorleon

La vivienda está levantada en granito, en forma de sillares en los vanos, en los esquinales y en la fachada principal, mientras que los muros se revisten con mampostería de piedra sacada de una cantera abierta en pleno jardín. Es de destacar, en este punto, la contribución de los mamposteros de Galapagar en el tallado de la piedra, como así consta en la reseña que figura en la puerta de entrada, que con los gallegos y portugueses eran los mejores profesionales que existían por entonces en éste sentido. Los tejados son de piedra de pizarra. Estos materiales le confieren un aire inequívocamente escurialense, como el propio escritor se encargó de subrayar al referirse a la finca como su “Pequeño Escorial”.

Pese a que poco después de su muerte en 1943 Ricardo León cayó prácticamente en el olvido, en vida disfrutó de un tremendo éxito editorial, cosa rara para un escritor de la época, incluso mientras contemplaba la robusta fachada de piedra de su casa les decía a sus hijos “Cuatro paredes, cada una levantada por uno de mis libros”.

Tal vez por ese éxito precisamente, la Quinta de Santa Teresa se convirtió en un importante punto de encuentro de intelectuales, siendo visitada entre otros por Jacinto Benavente (1866-1954), José Martínez Ruiz “Azorín” (1873-1967) o Camilo José Cela (1916-2002) quien iba a ver a Ricardo León para pedirle consejo sobre la edición de su novela La familia de Pascual Duarte.

El interior de la casa

El interior de la casa está compartimentado separando la zona de vivienda de la zona de museo. En esta última, repartidos en la Biblioteca, sala de vitrinas y Capilla, se encuentran muebles, bronces, libros, cartas, cuadros y enseres que pertenecieron a Ricardo León.

La extensa Biblioteca, presidida por un busto de Cervantes, está ubicada en una torre con vistas al valle del Guadarrama. Esta alberga gran parte de los libros que manejó Ricardo León destacando colecciones antiguas de Julio Verne, Episodios nacionales, Biblias, Historias Universales de Arte, Memorias de la Real Academia, el Buffon de 30 tomos y una infinidad de obras de estudio y consulta especialmente de finales del siglo XIX y principios del XX. También pueden verse colecciones de revistas históricas antiguas, manuscritos, escribanías, una chimenea labrada en piedra, y el buró que utilizó Ricardo León para escribir algunas de sus obras. 07 casamuseorleon

En la sala de vitrinas se guardan primeras ediciones de sus obras y la correspondencia que mantuvo con otros escritores e intelectuales de la época. Entre estas cartas inéditas, destacan las que intercambió con Azorín, Emilia Pardo Bazán, José Echegaray, Antonio Maura, Menéndez Pidal, los hermanos Álvarez Quintero, así como libros dedicados por Unamuno, Valle-Inclán, Pérez Galdós, Concha Espina, Blasco Ibáñez y Gregorio Marañón, quienes declaran sobre su firma su admiración hacia el académico.

Así mismo, se exponen libros y fotografías dedicadas por casi todos los escritores coetáneos, también pueden apreciarse curiosidades de la vida del escritor como fotografías y dedicatorias a su esposa, ediciones de sus libros, artículos enmarcados, tesis doctorales de autores varios de la Universidad de Zaragoza y Málaga.

En la parte de la capilla de Sta. Teresa se guardan libros y ornamentos antiguos, algunos procedentes del Monasterio de las Descalzas de Cuenca. Y en la planta superior se encuentra una estancia que presenta una copia del cuadro de Sorolla cuyo original está expuesto en la Sociedad Hispánica de Naciones, acompañado de láminas de Coullaut Valera realizadas para ilustración de sus obras.

¿Quieres visitar la Casa Museo Ricardo León? Envía un email a: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Icono video Vídeo sobre la vida de Ricardo León en Galapagar